Testimonios

La mejor manera que existe para mostrarse, en ocasiones, es a través de la mirada del otro, ya aquel que ha llegado a conocerte, puede hablar con conocimiento de causa…

 

A veces, la Vida nos pone ante situaciones de tan grande impacto que luego, cuando quieres compartirlas, no te caben en palabras…

Y es que a tan solo dos días de emprender el viaje más importante de cuantos he realizado hasta la fecha, me emociono al pensar que si voy a poder subirme a ese avión con salud y energía se debe en gran medida, y no sé cuánta, a haber seguido los pasos sugeridos por Noe.

De manera que, más allá de pretender transmitir la trascendencia de esta experiencia en mi, lo que deseo es dejar testimonio de la determinante intervención de Noe en ella.

Pues resulta que de pronto un día, sin previo aviso ni motivo consciente aparente, mi aparato digestivo comenzó a fallar. Ajena a pensar que algo serio pudiera estarme sucediendo continué “tirando” hasta que el colapso fue evidente: mi estómago dejó literalmente de moverse…

Pero si los síntomas eran shockeantes (mi melena se caía literalmente a mechones, por ejemplo), las respuestas de la medicina tradicional lo fueron aún más: existía la posibilidad de probar con uno de los tres fármacos -con reducidas garantías de éxito- existentes para tan rara disfunción, o pasar por quirófano inutilizando de por vida parte (o todas, habría que ir probando) de las funciones de mi estómago; dejando así al intestino como epicentro de toda mi futura nutrición.

Asustada y confundida me sentí recogida y acompañada por Noe. Con Energy obtuvimos un diagnóstico muchísimo más preciso y lógico: mi cuerpo no estaba produciendo la enzima lipasa y tenía en mínimos energéticos el sistema neuro-hormonal, el meridiano de estómago y el meridiano bazo/páncreas.

Detectado el “problema”, el mismo método nos mostró la solución: mi cuerpo pedía ser nutrido con sustancias concretas que le ayudasen a regular y reparar su ya alarmante estado.

Iniciado el tratamiento, Noe me sugirió hacer terapia energética a fin de contribuir y ayudar al proceso. Imposible transcribir lo que sentí cuando en plena sesión mi estómago comenzó a moverse y a rugir como hacía mucho que no lo escuchaba… Emocionante, intenso, desbordante… Incapaz de detener el río de lágrimas en que por preciosos y preciados minutos de paz me sumí.

Han pasado dos meses, el tratamiento justo finaliza hoy, y hace días que vengo sintiendo como mi estómago ha vuelto a sus funciones… Pasado mañana comienza mi aventura y a falta de tiempo para realizar un nuevo diagnóstico con Energy, lo cierto es que me voy tranquila, con la confiable certeza corporal de que todo va bien, e inmensamente agradecida a Noe, no solo por su para mi incuestionable profesionalidad sino por esa cualidad tan amorosa que la define y que ella prodiga servicialmente a todos cuantos acudimos con nuestro dolor a sus manos…

Muchísimas gracias por tanto Noe!!

Cristina Fernandez Pousa


Hace algo más de dos años que me dijeron…» tienes que ir a Noemi».

Antes de ir a mi primera cita, pensé que sería un masajista como los que ya había visitado antes…pero me equivoque.Gracias a las sesiones de osteopatía y tratamiento con Energy he conseguido calmar mis dolores.

Pero para mí, ir a Noemi, va algo más allá, he conseguido equilibrar mis emociones y tengo un nuevo enfoque a la hora de afrontar mi vida.

No es sólo mi masajista, es un gran apoyo y amiga.

Adriana Costa


¡Personalmente me ha ido fantásticamente! Tanto como para preparar la musculatura y prevenir lesiones, como para recuperar mucho más rápido cualquier lesión, sobrecarga o enganchada muscular.

He probado muchos “físios”, ¡pero para mí Noemi es la mejor! Recomendada 100%

Àngel Batlle, piloto de Bike Trial (Campeón del mundo)


«Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper» Creencia tradicional de la mitología japonesa.

 Noemí llegó a mi vida a través de un gran amigo. Él me puso en contacto con ella para averiguar el simbolismo de un sueño recurrente que yo tenía. Aquel sueño hace tiempo que dejó de repetirse gracias al desbloqueo de lo que atacaba mi subconsciente.

Noemí me hizo enfrentarme a uno de mis fantasmas desde la niñez y, gracias a ella, descubrí que era lo que obstaculizaba mis energías en algunos ámbitos. En muy poco tiempo noté como todo a mi alrededor se movilizaba. Surgían novedosas acciones y otras que, apenas habían cambiado hace tiempo, daban un giro total.

Para mí, Noemí, dejó de ser mi terapeuta, la siento como una gran amiga, una confidente que siempre está ahí para ayudarme ante cualquier dificultad de mi existencia.

¡Gracias!

Lola Del Cerro Redondo, Escritora


Conocí a Noemi en agosto del 2013, descubrí que era recibir Reiki ya que hasta aquel momento no había sentido esta fascinante experiencia. En cada sesión Noemi me ha hecho descubrir lo grande que es nuestro interior, y poco a poco he ido reconociendo el porqué de ciertas fobias, comportamientos y reacciones ante la vida; ahora ya tienen sentido y me he podido dar cuenta de que el tomar conciencia y respetar lo que me pasó me hace estar más en paz y en concordancia con el aquí y ahora.

En Agosto del 2014 le pedí que me realizara el Estudio bioenergético, ya que llevaba más de un año con un problema de piel en la zona de las ingles que se extendía, aparecía y desaparecía sin más. Previamente había ido al dermatólogo y al ginecólogo con lo que me recomendaron diferentes tratamientos, pero al finalizarlos volvía a tener los picores. Me diagnosticaron dermatitis eccematosa crónica por lo que tendría que utilizar cremas con corticoides en las épocas de brotes.

Al testarme Noemí me recomendó tomar Renol y aplicarme Cytosan Fomentum localmente, primero tuve una crisis curativa que duró pocos días y en un mes los picores fueron remitiendo del todo, por lo que no he tenido que utilizar más las antiguas pomadas.

Desde que utilizo los productos de Energy me siento mucho mejor anímicamente y con la autoestima como mujer en su punto más álgido.

Gracias Noemi por ser mi mejor terapeuta, maestra (ha sido mi maestra de Reiki i Registros Akhasicos) y amiga.

Mònica